UXBAN vivienda rehabilitada calle Goya

Ver más entradas...

Paleta de Colores, Lo Ideal para Darle Vida a Tu Hogar

La base de un proyecto decorativo inicia por los colores. Las gamas, tonos y estampados que elijas para cada espacio, deben combinarse de una manera placentera y armoniosa entre sí, para darle ese toque personal de hogar.

Puede parecer una tarea muy difícil de iniciar, pero el secreto es empezar por las cosas más difíciles de conseguir, como los muebles, lámparas, cojines y alfombras adecuadas.

Una vez que los tengas, el color de las paredes será el menor de los problemas, ya que las pinturas puedes elegirlas en cualquier color y tonalidad. En un post anterior hemos revelado la clave para tener un salón elegante en tu hogar, y es el ejemplo perfecto de lo que queremos demostrar.

Clasificación de los colores

Es importante saber que los colores se pueden clasificar en tres grupos:

  • Activos.
  • Pasivos.
  • Neutrales.

print-1822374_960_720

Los colores activos son los cálidos, como el amarillo, el naranja y el rojo, que inspiran sensaciones positivas y dan mayor confianza.

Los colores pasivos son los más fríos como azules, verdes y violetas, que brindan sensación de paz y frescura. Y finalmente los colores neutros, como el beige, gris y  blanco, que no activan ni enfrían, pero sirven de transición entre ellos.

Estos se pueden combinar de acuerdo al uso que tendrá cada estancia, siempre recordando que los colores claros expanden, iluminan y airean, mientras que los oscuros dan una sensación de elegancia, calidez e intimidad a espacios de grandes dimensiones.

Por otro lado, es un hecho que los colores también tienen efectos a nivel emocional y físico, por eso es importante saber lo que cada uno de ellos transmite antes de pintar tu hogar.

Colores y su significado

Blanco: connota luz, pureza y atemporalidad. En las paredes trasmite serenidad y protección.

Naranja: activa la creatividad, la energía y la vitalidad.

Dorado: transmite riqueza, brillantez, divinidad, lujo.

Azul: aporta calma, tranquilidad y profundidad.

Verde: es el color de la naturaleza, genera quietud y frescura.

Rojo: proporciona gran energía y entusiasmo, pero pintar todo un ambiente de este color, puede llevar a que las personas se sientan alteradas e irritables.

Amarillo: transmite energía, pues es un reflejo vivo de la luz del sol, por eso su lugar más adecuado sería en las habitaciones con poca luz natural.

Gris: se asocia con lo neutral, lo pacífico y la elegancia.

Plateado: transmite pulcritud, estilo y modernidad.

Negro: está directamente relacionado con el estilo, la clase y el lujo. Agrega un toque de actitud a una habitación.

En definitiva, la paleta de colores es una herramienta imprescindible para decorar tu hogar, porque cada detalle que escojas, será una extensión directa que reflejará tu personalidad.